Batacazo e independencia de la Liga en Girona

  • El Real Madrid se independizó de la Liga en Montilivi tras un horroroso partido jugado; se queda a 8 puntos del liderato.



El equipo dirigido por Zinedine Zidane ayer, en plena 'ebullición' independentista, decidió unirse a ellos y se negó a competir en España. Entiendan la frase, fue una declaración simbólica, pero ayer el Real Madrid no estuvo en el césped de Girona. Pecó de inocencia cuando tenía un buen resultado, tuvo una suerte que no la supo aprovechar y fue arrasado por un tormentón de fútbol del Girona en el segundo tiempo que no se veía en un recien ascendido desde hacía mucho tiempo. Cosas del fútbol, aunque no se puede pasar por alto que al equipo blanco le volvieron a robar puntos...
La alineación parecía fantástica para la ocasión. Casi mismo once de Cardiff, salvo las bajas obligadas, y el Real Madrid que estaba obligado a ganar tras las sufridas victorias de Barça y Valencia. Zidane lo sabía y les puso a todos, aunque solo jugó uno: Isco Alarcon. Los demás fueron a 'verlas venir' en Montilivi y eso se paga. El ambiente en Girona fue festivo, eran las fiestas de Sant Narcís, y el equipo local no tenía nada que perder.  El partido, en su primera mitad, casi se podria resumir en la jugada del gol del Real Madrid: ocasión de gol del Girona que termina en el palo y a la contra Isco en 18'' pone el 0-1, un premio que no se creyeron nunca los blancos.
El equipo catalán, sin embargo, lejos de amedrentarse y 'dejarse' como hizo con la visita del Barça fue a buscar envalentonado y con muy buen fútbol al Real Madrid y la defensa blanca ya hacia aguas con los contragolpes. El Girona tiraba de calidad para acercarse, pero se iba al descanso con el 0-1. En el segundo tiempo la historia cambió radicalmente para los de Machín.

En el 54' le tocó premio a Stuani. Se la guisó y se la comió entre la despistada defensa merengue y batió a Casilla en el 1-1 que ya era el principio de la hecatombe. Hay cosas que se intuyen en el fútbol y esa fue una de ellas. Cuatro minutos tuvo que esperar Montilivi para que Portu marcase (en fuera de juego) el 1-2. Fuera de juego que no fue el único empujoncito arbitral que tuvo el partido ya que Hernández Hernández también se comió un penalti por mano de Aday, aunque en el minuto 1' también pidieron los jugadores rojiblancos uno de Benzema. El de Aday tuvo más voluntariedad que el del francés porque evitaba un gol cantado. Fuese como fuese, el Girona estaba consiguiendo un premio de valor ante la visita del campeón de España, de Europa y del Mundo.
A raíz de la remontada de los locales, Zidane tiró de 'inventiva' en el esquema del equipo y puso a Lucas Vázquez de lateral, además de a Marco Asensio para afrontar los últimos minutos. Lucas marcó en fuera de juego, pero el Real Madrid apenas inquietó la portería de Bono y salió de Girona de vacío a ocho puntos del liderato y a cuatro del Valencia se queda tercero en la clasificación. Ahora, ante el Tottenham, Europa tratará de curar un mal mayor, pero que no es definitivo en la Liga. Al Real Madrid nunca le den por muerto...


Hemeroteca DC