El Bernabéu recuperó la 'sonrisa' contra el Eibar

  • Victoria del Real Madrid (3-0) ante el Eibar en el Santiago Bernabéu. Un gol en propia, Asensio y Marcelo le dieron los tres puntos al equipo blanco en Chamartín. El Bernabéu recuperó la sonrisa y se reencontró con la victoria tras un empate contra el Tottenham y un inicio regulero en la Liga.





Un partido en el Santiago Bernabéu este año era señal inequívoca de peligro. Los blancos ya pincharon (1-1) contra el Eibar la pasada temporada y no podían repetir errores del pasado. Un partido en el que lo más importante y lo más reseñable fue que terminó con los tres puntos en el bolsillo de los merengues. Y no costó mucho sudor. El Eibar apenas inquieto la meta de Kiko Casilla.
En la primera mitad el Real Madrid jugó al ‘tran tran’ y vencía 2-0, cosas del fútbol…Tampoco es que entrasen a las primeras de cambio ya que Isco tuvo un mano a mano en el primer minuto y lo desaprovechó. Cuando el partido parecía encasillado llegó el primer gol de la noche (minuto 18) y fue de un defensor en propia portería y a balón parado, la gran asignatura pendiente de los merengues.
Pocos momentos después (minuto 28) 10’ concretamente, llegó el 2-0, un premio de exceso para un equipo que había llegado con poco fútbol, pero que estaba haciendo justicia a las ocasiones desperdiciadas que arrastraba de otros partidos en los que ha perdido puntos. El equipo de Mendilibar, lejos de su mejor versión, era un sparring Asensio les daba la segunda ‘bofetada’ de la noche.

En el segundo tiempo llegó una de las jugadas polémicas de la noche y de la que todo el madridismo quiso hacer énfasis antes de que hablasen los protagonistas. Casemiro derribaba a Inui dentro del área y parecía ser penalti, sin embargo, el propio japonés le confesó a Mendilibar tras el partido que no había sido derribado por el brasileño. Honorable gesto de Inui que destruye el patético antimadridismo que ya buscaba excusas ante la derrota.
Entre esa polémica Isco fallaba un mano a mano y Cristiano se desesperaba por no encontrar su gol. Marcelo redondeó la noche regulera de los madridistas combinando con Benzema en una jugada de pura ‘delicatessen’. El brasileño metía el 3-0 final y se señalaba el escudo recordando que el Real Madrid está vivo. Ganar es lo importante y se ha hecho ante el Eibar para proseguir la ‘caza’ liguera a Barcelona y Valencia. La tormenta ya parece haber amainado y el Bernabéu volvió a sonreír.