Keylor y Lloris fueron los superhéroes

  • Empate a puntos en el partido que enfrentaba al Real Madrid y al Tottenham en el Santiago Bernabéu. Lloris, por los spurs, y Keylor Navas para los merengues fueron claves y héroes de sendos equipos en el 1-1.



Uno de los grandes partidos de Copa de Europa, de los que gustan a Chamartín. Los focos estaban puestos en Cristiano Ronaldo y Harry Kane, los goleadores y que no fallaron en su cita con el gol en la noche madrileña, sin embargo, se lo llevaron los dos porteros que mantuvieron en pie a sus equipos y realizaron una lucha de poder a poder en la portería. Un partidazo de ambos guardametas que, acompañado al empate del Dortmund contra el APOEL, dejó las cosas tal y como estaban al empezar la jornada europea.

El choque dejó varias lecturas a analizar: al Madrid le faltó un 9, el equipo en casa se desmorona desde la gran y brillante victoria conseguida contra el Barça en Agosto y, por último, Pochettino (aplaudido por el Bernabéu) demostró estar sobradamente capacitado para llevar a un equipo de altura en el futuro. La otra lectura que dejó el partido fue que el duelo entre Harry Kane y Cristiano Ronaldo, empatados a todo en 2017, se podría considerar como nulo ya que ambos ‘mojaron’ y dejaron, de nuevo, sus registros en igualdad absoluta.
Primero lo hizo Kane, con la ayuda de Varane, pero la UEFA se lo dio al inglés (minuto 28) tras un remate de tacón y tras buscarlo, previamente, con la testa y haciéndose emplear a Keylor Navas para sacarle el 0-1. Unos minutos después (minuto 43) Cristiano Ronaldo desde los 11 metros, en un penalti clamoroso (sí, le pitaron penalti a favor al Madrid) transformaba la pena máxima y sacaba a relucir sus números de killer para igualar a Kane y seguir la lucha por el Pichichi europeo. 15 goles en los últimos 8 partidos, se dice pronto…

La segunda mitad fue para Lloris y para Keylor. El dominio lo tuvo el Real Madrid, pero imperó el modo ‘tosco’ del Tottenham para tratar de adormilar el partido. Los nervios pudieron costarle algún que otro gol, pero nadie más lo encontró. Admirable y reseñable el trabajo del portero tico que volvía a la titularidad tras la maratón internacional de kilómetros y arrastrando molestias que le impidieron jugar en Getafe. Se la sacó a Kane y también a Eriksen ya que el Tottenham acabó celebrando ese puntazo en la capital de España junto a los más de 4.000 yids que se desplazaron hasta el Santiago Bernabéu. El público madridista la tomó con Benzema que volvió a fallar más que una escopeta de feria. Sin duda alguna, el Madrid tiene un problema, pero será curable el próximo 1-N en Londres ya que el pinchazo del Dortmund así lo permite. El liderato sigue estando en poder de los blancos…

VÍA DC