Pena máxima en Fuenlabrada

  • El Real Madrid cumplió, con lo justo y necesario, en Fuenlabrada. El conjunto merengue tiró de ‘penas máximas’ para ganar a un Segunda B en un partido que invitó a la siesta.´



Poco propusieron los locales que vivieron el partido como una auténtica fiesta y escaso fue el fútbol propuesto por el propio Real Madrid que tiró de racanería y con su equipo B (plagado de bajas respecto a la pasada temporada) no llegó a generar peligro hacia la portería contraria hasta el final de la primera mitad.
El ‘Fuenla’ tampoco, de hecho, casi ni quería pasar del centro del campo. Marcos Llorente, como decíamos, fue el primero en saber de qué color tenía los guantes Codina. El canterano probó fortuna y su disparo lo repelió el palo. ¡En el 43’ llegó el primer acercamiento! Demasiado poco para tratarse del Real Madrid y de jugadores que debían de demostrarle a Zidane que están ahí para cuando los necesite. Luego Mayoral con un ‘tirito’ que apenas inquietó al portero fuenlabreño y al descanso, a reflexionar.

El segundo tiempo fue muy parecido. El Real Madrid tenía el peso del encuentro, pero su fútbol escaseaba por momentos. El propio Fuenlabrada se encargó de animar el cotarro haciéndole un penalti persistente a Achraf y, que a la postre, transformaría Marco Asensio (minuto 62). Zidane y el Real Madrid lo celebrarán y lo vivían como un gol que evitaba otro ‘Alcorconazo’ copero.
El marcador acompañaba a los blancos en la frialdad del encuentro. Asensio y Ceballosanimaron, un poquito, el partido con un par de lujos y haciendo estirar a Jordi Codina (el ex madridista alucinó con el poco trabajo que tuvo ante todo un Real Madrid y defendiendo los colores de Fuenlabrada). También tuvieron sus oportunidades Borja Mayoral y Lucas Vázquez antes de dejar paso a las oportunidades para los canteranos que poblaban el banquillo madridista.
Theo se iba al suelo, dentro del área, tras un agarrón clamoroso y Iglesias Villanueva señalaba penalti a favor del Real Madrid. El jugador azulón Candela se iba a la calle por doble amarilla y Lucas Vázquez metía el 0-2 final desde los once metros (minuto 79) para certificar el alivio merengue en el partido. Una roja a Jesús Vallejo, por entrar a destiempo (minuto 89), fue el último bagaje del encuentro. Un encuentro del que se pueden sacar pocas lecturas, y que lo deja todo sentenciado y de cara para la clasificación en el Santiago Bernabéu.