« El fuego ha vuelto »: análisis de AFP del partido entre la experimentada Halep y Haddad Maia, debutante en este nivel

« El fuego ha vuelto »: análisis de AFP del partido entre la experimentada Halep y Haddad Maia, debutante en este nivel

La experimentada Simona Halep, que derrotó a Jessica Pegula, jugará el domingo en Toronto su 18ª final de la WTA 1000, en busca de un noveno título, contra Beatriz Haddad Maia, que derrotó a Karolina Pliskova y es debutante en esta fase de un torneo de esta categoría, informa France Presse.

A poco más de dos semanas del US Open, donde nunca pasó de semifinales en 2015, año en el que también fue finalista en Toronto, la rumana (número 15 del mundo) confirma su buen verano, marcado por una semifinal en Wimbledon.

Y, en general, su vuelta a la forma, un año después de dejar el Top 10 por una serie de lesiones (hombro, muslo…).

Halep ganó dos veces el Abierto de Canadá, en 2016 y 2018, cuando se jugó en Montreal, y el sábado se clasificó por decimoctava vez para la final del WTA 1000, un evento clasificado justo por debajo de los Grand Slams, al vencer a la estadounidense Jessica Pegula (número 7) por 2-6, 6-3 y 6-4.

Tras este éxito, no ocultó su satisfacción: « Nunca había jugado en contra, así que no sabía qué esperar. Fue una gran pelea. Estoy muy contento de no haberme caído. Puedo mejorar. Pero estoy construyendo mi confianza, estoy construyendo mi juego y estoy muy feliz de estar en esta posición ».

Experiencia y resistencia

La ex número 1 del mundo (en 2017), ganadora del Abierto de Francia (2018) y de Wimbledon (2019), buscará su noveno título de la WTA 1000 después de ganar 23 títulos en todas las categorías del circuito.

Halep, de 30 años, ha puesto por fin en valor su experiencia y ha terminado por remontar tras una salida muy ofensiva de Pegula, semifinalista el año pasado en Montreal, que aspiraba a ganar un segundo título en 2022, tras el de Washington en 2019.

Sus errores no forzados, sobre todo la tercera y la cuarta doble falta, le dieron a su oponente una oportunidad de ganar.

Halep se recuperó tras perder el primer set. El jugador que no había perdido un set en el torneo consiguió alargar los intercambios y obligó a Pegula a cometer algunos errores.

El rumano consiguió romper con un 4-1, pero tuvo que anular cuatro puntos de rotura para empatar en sets.

En el tercer set, Halep fue más consistente y se alejó hasta el 5-2, pero Pegula hizo un valiente break y luego salvó dos puntos de partido con su servicio.

La rumana se enfureció y limpió el cemento con su raqueta antes de recuperar el control y cerrar el partido en la tercera ocasión tras dos horas y 14 minutos.

« El fuego ha vuelto »

« El fuego ha vuelto, es una buena señal si lo hacen », sonrió después. Simona aún tendrá que temer a Beatriz Haddad Maia, la número 24 del mundo, que se mostró muy sólida y logró eliminar a otra ex número 1 del mundo (también en 2017), la checa Karolina Pliskova (número 14), por 6-4 y 7-6 (9/7).

La brasileña de 26 años, que venció a la número 1 del mundo, Iga Swiatek, en octavos de final, ha tenido una repentina y tardía irrupción en el circuito tras ganar los tres primeros torneos de su carrera esta temporada en Saint-Malo, Birmingham y Nottingham.

Ahora ha llegado por primera vez a la final de un torneo WTA 1000, convirtiéndose en la primera jugadora de su país en lograrlo.

En su tercer encuentro, con una victoria para cada uno, Haddad Maia presionó a Pliskova desde el principio, con un break de 5-1.

La checa, de 30 años, remontó una lesión en el muslo para acercarse al 5-4, pero no pudo evitar que la brasileña ganara el primer set.

Pliskova, finalista en el Abierto de Canadá de Montreal el año pasado, mostró cierta mejoría en el segundo acto, pero en el 5-3, con dos puntos de set en contra, perdió el equilibrio.

En el disputado tie-break, el brasileño consiguió ganar en el segundo punto de partido en dos horas y tres minutos.

Actualidad